Ética, Software Libre y Modelos de Negocios

La tecnología ha estado presente en la sociedad humana prácticamente desde sus inicios, cuando los primeros homínidos hace más de 1000000 de años iniciaron la fabricación de herramientas de piedra, las cuales les proveyeron de ventajas que les abrieron las puertas a una mejor alimentación.

Desde entonces y hasta el día de hoy la tecnología ha estado estrechamente vinculada al desarrollo de la sociedad humana, siendo incluso uno de los factores que determina el rumbo que esta toma.

Dicho sea de paso, que al menos en mi país, el conductor de este vehículo no solo esta actuando sin ética, sino que esta incurriendo en una falta penada por las leyes

Es un hecho que la tecnología carece de carácter ético, es decir no existen tecnologías buenas y tecnologías malas, solo existen tecnologías, es el uso de estas las que entran en el campo de la ética, por ejemplo un vehículo automotor puede ser un efectivo medio de transporte o el medio para agredir a alguien.

Si bien por un lado nuestros sistemas penales establecen que cada individuo es responsable de actuar ajustado a las leyes, dejando el asunto ético en manos de cada quien, es necesario que como sociedad nos comprometamos a exigir el uso ético de las tecnologías por parte de aquellos quienes tienen acceso a su implementación, dadas las graves consecuencias que puede acarrear un uso irresponsable de las mismas. Acá un ejemplo de lo que puede ocurrir cuando en detrimento de la ética se toman decisiones irresponsables.

El profundo impacto que las Tecnologías de la Información están ejerciendo sobre la sociedad actual y las nuevas implicaciones éticas que estas nos plantean, nos obligan como sociedad a revisar con cuidado las formas en que estas serán y están siendo implementadas, estableciendo claramente que riesgos podemos permitirnos y cuales no.

Las tecnologías de la información están hoy en día estrechamente vinculadas a nuestros ritmos de vida de muy diversas maneras, producto de las nuevas exigencias presentadas por nuestra sociedad actual

El software libre surgió a raíz de la necesidad de un grupo de hackers a mantener el control de sus sistemas informáticos, dado el comportamiento que comenzaban a adoptar los fabricantes, al negarse a proporcionar el código fuente de las aplicaciones que incluían en sus equipos de computación, evitando así que estos realizasen las tareas requeridas por sus legítimos dueños. Esto que quizás nos parece normal hoy en día era algo completamente anómalo en la década de 1970.

Para entender el impacto de esto, muchos recurren a las analogías y muchas veces me ha tocado leer cosas como: “Imagina que no pudieses ver que debajo de la capota de tu coche”. La analogía se me hace insuficiente, porque no se trata solo de saber que hay debajo de la capota. Probablemente, la mejor explicación que he encontrado hasta el momento sea esta:

Un sector de nuestra sociedad -pequeño en realidad pero con gran poder mediático- se esfuerza en convencernos de que tenemos que decidir entre el modelo ético de desarrollo de software planteado por el movimiento del software libre y la toda industria del software, porque si es gratuito, ¿como se hace dinero?

En su obra Nuevos Modelos de Negocios basados en Software Libre, Jose Ramón Díaz nos explica que:

El mercado del software está muy diversificado. Existen numerosos submercados, puesto que podríamos hablar de software de sistemas operativos, de software de gestión de empresas, de bases de datos, de aplicaciones ofimáticas, de infografía, de diseño arquitectónico,… así hasta prácticamente los cientos y cientos de tipos de aplicaciones que se desarrollan. Hoy en día la práctica totalidad de los sectores industriales existentes cuentan con la ayuda de un software específico para sus labores de gestión, producción, distribución,… para cualquier área de la organización.

Es un hecho que la mayor parte del software que se desarrolla a nivel mundial, es producto del trabajo de casas de software más bien pequeñas pero altamente especializadas a fin de resolver problemas específicos, donde el software se comercializa como parte de un servicio, y donde en el fondo que el software sea libre o privativo no marca mayor diferencia, salvo por el hecho de que mediante el uso de software privativo te vez encadenado a la empresa que lo suministra, mientras hagas uso de esa solución.

De acuerdo a Francesc Miralles, citado por Jose Ramón Díaz en la misma obra de la que se hizo mención anteriormente, existen diversas líneas de negocio que se desarrollan a partir del uso de software libre, entre las que se mencionan:

  1. Empresas que distribuyan el software libre: Aunque el software libre es por definición también gratuito y puede ser conseguido de diversas maneras, una empresa puede crear su propia versión y ofrecer servicios añadidos. El ejemplo más claro son las distribuciones de Linux. Este sistema operativo requiere una compleja instalación, y numerosas descargas desde Internet de sus partes. Existen empresas que han creado su propia versión facilitando la instalación y administración de Linux, ofreciendo así prestaciones adicionales con las que hacen negocio. La empresa RedHat es un ejemplo de esto.
    Generalmente, este tipo de empresas también ofrece servicios de formación o consultoría, pues cuenta con personal cualificado.
  2. Empresas que den soporte, consultoría o formación al software libre: Obviamente el software libre también necesita de profesional cualificado y de un soporte adecuado que responda ante las necesidades de los clientes. Las empresas distribuidoras son las que dominan el mercado de la consultoría y asesoramiento o formación, pero también grandes empresas como IBM o Sun han ampliado sus departamentos de consultoría con estas tareas y software.
    A niveles locales están surgiendo un importante número de empresas donde equipos bien formados en tecnologías de código abierto dan servicios y realizan desarrollos a medida de los clientes.
  3. Empresas que se apoyen en programas de SCA: Por ejemplo, determinadas empresas renuevan sus productos para que funcionen sobre plataformas de código abierto para independizarse de empresas proveedoras. Además de esta manera pueden aumentar sus márgenes, y competir en aquel mercado dónde sus posiciones son más ventajosas. Por ejemplo, IBM ha apostado fuertemente por el software libre, ha invertido más de 1.000 millones de dólares en la migración de sus aplicaciones y la formación de sus técnicos, contando en la actualidad con más de 5.000 clientes sobre plataforma Linux.
    Otras empresas, como SAP y Oracle han adaptado también sus aplicaciones para Linux, de manera que también intentar fomentar la competencia contra Microsoft.
    E incluso empresas proveedoras de hardware como Hewlett-Packard o Dell Computer han establecido alianzas con distribuidoras de Linux para ofrecer soluciones integrales a sus clientes.
  4. Empresas que utilizan programas SCA como usuarios finales, pero que pueden en cualquier momento aportar modificaciones a la comunidad.Estas empresas no generan ingresos por el software libre, pero lo utilizan porque les aporta un mayor valor añadido, o bien por que aumenta sus márgenes operativos. También podrían en cualquier momento aportar un valor añadido al software libre, realizando las modificaciones necesarias para ellas en el software y posteriormente compartiéndolas con la comunidad.
  5. Empresas de venta de accesorios para el software libre: Todo este movimiento ha generado un negocio satélite de venta de libros, CDs o documentación.

Queda claro que no solo es posible hacer dinero con el software libre, existen líneas claras por las cuales desarrollar modelos de negocios basados en su uso y empresas que ya llevan a cabo exitosos modelos de negocios basados en el uso de software libre.

Cuando alguien asegura que no es posible hacer dinero con el software libre, lo que realmente esta diciendo es “no puedo hacer dinero de la manera en que suelo hacerlo”, es evidente que un modelo de negocios basado en el software como producto no es viable dentro del marco del software libre.

Muchos abogan por la convivencia de los dos modelos de negocios, lo cual dado lo amplio de la industria del software no solo es viable, desde hace muchos años es un hecho. Hoy podemos ver como el uso de tecnologías libres es mayor cada día y como el concepto de interoperatibilidad va ganando mayor importancia. Quizás algún día la balanza se incline en favor del software libre.

No podemos perder de vista bajo el control de quien esta nuestra computadora

Es necesario que los usuarios contemos con ideas claras de que debemos esperar de ambos modelos, y que sea el usuario quien decida que ha de usar, sin embargo es necesario que no perdamos de vista la ética y su importancia, dado que las consecuencias de usar irresponsablemente las tecnologías de la información pueden ser enormes. Por supuesto, el que una empresa desarrolle software privativo no implica que la misma no tenga ética, del mismo modo que no necesariamente una empresa que proporciona servicios basados en software libre en consecuencia actúa bajo criterios éticos. No podemos perder de vista jamás, bajo el control de quien están nuestros sistemas informáticos.

Anuncios

Acerca de Henry D. Sierra R.

Buscador de la Verdad, Ingeniero Electrónico y entusiasta del Software Libre.
Esta entrada fue publicada en Reflexión, Software libre. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s